Reseña «El palacio de Petko» de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo
» » Reseña «El palacio de Petko» de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo

Reseña «El palacio de Petko» de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo

Publicado en: Reseña | 0

El palacio de Petko de Lorenzo Silva y Noemí TrujilloTítulo: El palacio de Petko
Autor: Lorenzo Silva y Noemí Trujillo
Año: 2017
Género: 
Novela
Nº de páginas:
 256
Editorial:
HarperCollins

 

 

EL FUTURO QUE SOMOS

¿Alguna vez has pensado que puedan existir otros mundos además de este?

¿Cuántas veces has escuchado últimamente la expresión «es lo que hay»? (condiciones laborales, recortes en sanidad y educación, subida del precio de la luz, de las tasas universitarias, del máster…) ¿Es este mundo donde vivimos «lo que hay»? ¿Disfrutamos del mayor y mejor bienestar sostenible de la historia? ¿Fue el pasado peor que «lo que hay»? ¿Es cierto que lo mejor está por llegar, y que la tecnología nos hará más libres y felices?

¿O has empezado a dudar de todo al hacerte estas preguntas?

Lorenzo Silva y Noemí Trujillo mezclan sabiamente acción y reflexión en esta aventura de tres jóvenes en el año 2.215, en una civilización surgida de las ruinas de las guerras energéticas. Con El palacio de Petko, el lector agradecerá la claridad del lenguaje, la agilidad de la trama y la sólida construcción de unos personajes muy cercanos, con los mismos problemas y aspiraciones que los que hoy tenemos. Pero además…

En Petko, las necesidades básicas (comida, salud, vivienda, energía) están aseguradas para todos. Las personas viven en casas aisladas contra la polución, llevan un casco para protegerse e hiperconectarse, y disfrutan de fantásticos avances tecnológicos que les procuran un ocio inocuo y superlativo sin salir del sofá: viajes simulados a través de avatares sofisticadísimos, con los que están en comunión permanente, integrados en la realidad virtual.

Tres avatares han desaparecido y los encargados de la investigación —Ahti- Anne, Lydia y Cavey— son tres jóvenes, narradores de su propia historia y de la trama de la novela. Así, mediante certeras pinceladas describen cómo es el paisaje urbano y social de Petko, un mundo gobernado por el sistema KB y donde se respira bienestar y seguridad. Pero los escenarios que recorre la historia (viajes virtuales, túneles que interconectan las viviendas) siembran la duda en los protagonisLorenzo Silva y Noemí Trujillotas, y también en el lector. Poco a poco caen las máscaras y los tres jóvenes se descubren a sí mismos, y al mundo donde viven, de una forma muy distinta a como parece en el inicio de la novela.

Ahti-Anne está marcada por la soledad, las ansias de superación y la búsqueda de un padre al que no conoce. Cavey, genial informático y puntal del sistema KB, ve tambalearse sus convicciones cuando se enfrenta a un amor irresistible. Lydia, aparentemente la más débil, es la única capaz de atisbar las grietas, tanto en el sistema KB como en la resistencia que lucha por derribarlo. Las motivaciones de los tres convergen en un destino común, más allá de la búsqueda de los avatares y de sus propias pasiones: en sus manos queda la suerte de Petko. De toda la humanidad.

En El palacio de Petko, los autores mantienen la pulsión narrativa con la narración a tres voces, que permite conocer mejor a los protagonistas y refleja la fragmentación de la vida y la comunicación en Petko. Además, el argumento visible de la novela se entrelaza poco a poco con las tribulaciones internas de los personajes, hasta confluir en un deslumbrante desenlace. La lectura se convierte en una sucesión de descubrimientos, de sorpresas y de puertas que se abren hacia preguntas que debe responder el propio lector.

¿Es Petko el mejor de los mundos posibles? En el fondo se trata del debate libertad versus seguridad/igualdad (debate jamás resuelto, quizá irresoluble para siempre). ¿Preferimos sobrevivir entre túneles, luces de leds y viajes virtuales, o salir a campo abierto, bajo la luz del sol y enfrentarnos a sus quemaduras y a la ley de la selva?

En Petko todos viven encerrados, no saben qué hay más allá de sus casas y de los túneles que las enlazan. Saben menos de la realidad que de los mundos simulados donde conviven con sus avatares. Por eso es el universo virtual es el que acaba tomando las riendas de una sociedad reblandecida por el amor al confort y la renuncia a protagonizar su propia vida. En la otra cara de la moneda, en Petko la técnica ha erradicado el hambre y las enfermedades (excepto las mentales) y satisface todas las demandas de los ciudadanos. Entonces, ¿puede la tecnología suplir la acción del hombre? ¿Podemos fiarnos más de un sistema informático que de políticos corruptos e ineficaces?

Petko es un mundo superviviente, donde los recursos y la energía están controlados para evitar la autodestrucción. ¿Será factible una gestión razonable de los recursos sin ese centralismo totalitario?

Dice Rosa Montero que la ciencia-ficción es una herramienta metafórica, poderosísima para representar la realidad. Hábilmente, Lorenzo Silva y Noemí Trujillo introducen en la narración retazos del mundo de 2017. Así, cuando se revela que la destrucción del antiguo mundo no se produjo solo por las crisis energéticas, sino por la inacción en las zonas de conflicto, que provocó que el flujo de refugiados colapsara las infraestructuras de Occidente. Del mismo modo, la novela termina con varios guiños al presente: el control de la energía, de los alimentos, los nacionalismos excluyentes… Y la lectura como rebelión, como expresión y reivindicación de la libertad.

Pues en efecto, la distopía, como la ciencia-ficción en general, no es un escaparate de súper tecnología, ni un juego de efectos especiales para estupor del lector, sino la mirada a través de una lente telescópica sobre nuestra realidad que refleja en el futuro cómo somos ahora, a dónde nos lleva nuestra conducta actual.

Eduardo Vaquerizo afirma que los pueblos que olvidan su futuro están condenados a sufrirlo. Siguiendo esta reflexión, puede decirse que los lectores disfrutarán, sí, esta historia trepidante, que avanza con ritmo vertiginoso hasta el final. Pero además, El palacio de Petko encenderá la curiosidad de las conciencias que, al terminar la lectura, no querrán estar dormidas. Porque sabrán lo peligroso que puede ser despertar en Petko.

 

Puedes comprar el libro en nuestra librería aquí

 

 

Autor de la reseña: Eduardo Sánchez Aznar

@eduardosa26

https://www.facebook.com/eduardo.s.aznar

https://www.facebook.com/eduardosamanipulador/

http://playadeakaba.com/?q=autores/eduardo-s-aznar

 

 

Como siempre, te invitamos a que nos dejes tus opiniones y comentarios sobre esta reseña en el formulario que aparece más abajo.

Además, si te ha gustado, por favor, compártelo en redes sociales. Gracias.

Dejar un comentario