Relato «Terapia felina» de Rito Santiago Moreno Rodríguez
» Relato «Terapia felina» de Rito Santiago Moreno Rodríguez

Relato «Terapia felina» de Rito Santiago Moreno Rodríguez

Era madrugada de un 19 de marzo cuando se despertó con los maullidos de un gatito que provenían de la azotea. Sabía que estrellita, su gata, estaba de parto y como los maullidos no cesaban pensó en subir a ver lo que sucedía. Hacía tiempo que le habían puesto unas prótesis en las rodillas y a pesar de que se defendía bastante bien, se había caído varias veces y ya tenía problemas para subir a la azotea. La escalera era muy empinada y los escalones algo resbaladizos. A pesar de ello se levantó, se puso la bata y subió. Al abrir la puerta vio a la recién nacida tumbada en el suelo y ni rastro de la madre. Cuando todos en la casa se fueron a dormir, la gata se dispuso a ejecutar su plan, pero seis crías eran muchas para una gata y para esta última no le quedaron fuerzas. La pequeña felina estaba helada y apenas se movía. Entonces la cogió, bajó las escaleras con ella en brazos e improvisó una cunita con una caja de cartón y unas toallas y la acostó al pie de su cama.

A la mañana siguiente, al llegar su hija buscó a la recién parida y puso la cría con el resto de la camada, pero fue rechazada por la madre. Entonces se fijó que esta cría era diferente a las demás. Mientras el resto eran bastante activas, esta apenas se movía, y cuando lo hacía era de forma descoordinada. La acercaban a las tetas de la gata pero no reaccionaba. Por ese motivo, al principio creyeron que era ciega, pero luego descubrieron que el animal tenía problemas de movilidad, como si tuviese una parálisis cerebral, realizando movimientos espasmódicos. Así la situación decidió devolverla al calor de la cunita y criarla ella.

A partir de ese momento volvía a sentirse útil ocupándose de aquel ser indefenso. Se la llevaba a todas partes, cuando iba a misa los domingos dejaban el coche a la sombra con la gata dentro. Al contarle la historia a su doctora, nos confirmó que la gata le había servido de terapia y que había notado una gran mejoría en ella, pues después de las intervenciones y la quimioterapia había estado decaída.

Mi suegra estuvo con nosotros tres años más, y Josefina, su gatita, aún hoy sigue entre nosotros.

Acerca del autor

Escrito por: Rito Santiago Moreno Rodríguez (@Rito_Moreno)

Rito Santiago Moreno Rodríguez (Gáldar, Gran Canaria 1964) Es ingeniero técnico industrial y escribe en sus ratos libres. Ha asistido a varios talleres de escritura. Publica en su blog denominado vivo-narrando.es. También es participante activo en las redes sociales y en Espacio Ulises, donde ha escrito una quincena de relatos. En el 2017 ha sido coautor de la antología de relatos Ulises en el festival de Cannes, editado por Playa de Ákaba y Espacio Ulises.

Como siempre, te invitamos a que nos dejes tus opiniones y comentarios sobre este relato en el formulario que aparece más abajo.

Además, si te ha gustado, por favor, compártelo en redes sociales. Gracias.

Dejar un comentario