Relato «Sospechosos» de Jordi Rosiñol Lorenzo
» Relato «Sospechosos» de Jordi Rosiñol Lorenzo

Relato «Sospechosos» de Jordi Rosiñol Lorenzo

El Sol ocultándose tras la elegancia arquitectónica que le rodea, y de nuevo ha vuelto a perder el Bus. Baja lentamente la mirada hasta ver su mano oscura perlada de sudor, aprieta fuerte el bono-bus mensual, está hecha un manojo de nervios. El permiso para deambular entre la gente de bien está a punto de caducar. Y no quiere volver pasar por lo mismo de la última vez, no quiere que le vuelvan a humillar, no quiere volver a ser tratada como una delincuente.

En pocos minutos la Luna llena bañará las calles, y con ella alumbra el influjo del temor, nace como cada noche el miedo al diferente. Carmen sabe perfectamente que en pocos minutos mutará de inofensiva chica de servicio a sospechosa peligrosa.

Con la iluminada oscuridad no tiene donde esconderse. Los mismos vecinos que pasan por su lado sin reparar en su presencia durante la luz del día, que no reparan en ella de ocho a dieciocho horas de lunes a viernes, los mismos que le dotan de impunidad al no dignarse a bajar la mirada hasta el metro cincuenta que levanta del suelo Carmen. Para ellos, para los mismos, fuera de ese horario, ella no es más que un bulto sospechoso, cada vez más nerviosa se siente tan señalada, como si la alumbraran con cañones de luces de neón anunciando peligro.

En el silencio del atardecer, puede ver las sombras alargadas a través de los visillos blancos de los inmensos ventanales, y también le parece oír el golpeteo de los dedos blancos y estilizados marcando en la pantalla del smartfhone el número de la seguridad privada.

Parece que ya viene el siguiente bus, con retraso, pero ya llega ¡Gracias a Dios hoy se va a librar de incoherentes interrogatorios y crueles ninguneos! Si, por fin llegó, con un chirrido se detiene, y con un seco sonido de descompresión se abren las puertas de acordeón. Con un suspiro rápidamente se acomodó en el duro y acartonado asiento de escay marrón. Durante el corto trayecto hacía otro mundo, hacía su mundo, ya destensada, cansada y exhausta, Carmen con delicadeza y cariño guardo su bono transporte (pasaporte) en la fundita de color verde oliva. La cabeza no asoma por encima del asiento, y así medio escondida, cerró los ojos y volvió a fantasear un día más, como tiene por costumbre hacer durante todos los viajes de lunes a viernes, soñó despierta con sus hijos y la imagen de ellos le devolvía a su cerebro la razón, la excusa perfecta al esfuerzo y los sinsabores. Nada podía con ella, nada era más fuerte que el bienestar que les aporta Carmen tras las diez horas de luminosa impunidad en el barrio de la gente de bien.

 

Photo by Zach Guinta on Unsplash

Acerca del autor

Escrito por: Jordi Rosiñol Lorenzo (@JGaziel)

Suelo colaborar publicando relatos en Espacio Ulises.

Como siempre, te invitamos a que nos dejes tus opiniones y comentarios sobre este relato en el formulario que aparece más abajo.

Además, si te ha gustado, por favor, compártelo en redes sociales. Gracias.

Dejar un comentario